Luis Rosado Bretón- Consultor Luzán 5 2020-11-03Conocimiento científico

SEPARAR EL TRIGO DE LA PAJA, CLAVE PARA LA ADQUISICIÓN DEL CONOCIMIENTO

La intuición, la experiencia y la trasmisión de información ajena son los distintos métodos existentes para adquirir conocimiento científico. Pueden y deben utilizarse selectivamente, ya que todos ellos muestran inconvenientes y ventajas.

El modelo intuitivo es el que, sin explicaciones ni tutoriales, uno es capaz de efectuar el aprendizaje. El ejemplo que se suele poner es el de los iconos de Windows que expresan la acción a desarrollar (basura, grabar, …). Es un método reconocido y de gran expansión, que también se usa para la adquisición de habilidades en ciencias de la salud y que acompaña a la trasformación digital. Conceptos como facilidad de uso (usabilidad), adaptación al usuario (accesibilidad) y aprendizaje ocioso (gamificación) son elementos de modernización de esta técnica formativa.

Por otra parte, en ciencia y durante mucho tiempo, el aprendizaje por ensayo y error ha sido el principal medio de adquisición de conocimiento y las pruebas han sido el método más seguro para descubrir los efectos de las acciones, aunque no explore el porqué de las cosas. Fleming descubrió la penicilina al comprobar que inhibía el crecimiento bacteriano en una placa de Petri y, a partir de ahí, se salvarían cientos de miles de vidas. Las limitaciones de este modelo se basan en la lentitud del aprendizaje (a veces es necesario realizar demasiados ensayos o pruebas), la falta de eficiencia y precisión (“matar moscas a cañonazos”) y el riesgo de error y sus consecuencias que a veces pueden ser muy perjudiciales (¡cuántos infelices han muerto por la ciencia!).

Por último, adquirimos conocimientos por la trasmisión de la información ajena. Aquí conviene diferenciar la lectura del conocimiento empírico trasmitido por expertos y la evaluación de las mejores evidencias. La primera no deja de ser una exposición de experiencias de otro que pueden tener una utilidad muy variable ya que el experto puede equivocarse o estar poco actualizado. Por ejemplo, en los grandes tratados de medicina algunos tratamientos que ya han sido descartados por su inutilidad pueden aparecer como recomendados para tratar determinadas enfermedades.

La segunda expresa el método más avanzado para adquirir el conocimiento más inmediato de las cosas, aunque debe de saberse cómo actuar de forma crítica frente a los avances que se comunican, ya que las fuentes pueden ser maliciosas (malintencionadas) y es donde reside su principal peligro. Ocasionalmente algunos trabajos publicados expresan unos resultados que no siempre pueden confirmarse, como más tarde demuestra la variabilidad de los metaanálisis donde puede confirmarse resultados extremos de una misma variable.

 

El conocimiento debe adquirirse por una combinación de la intuición, la experiencia y el conocimiento adquirido por otros, pero sabiendo dosificar cada uno de ellos y teniendo en cuenta que conocer la experiencia de los demás, siendo el método más seguro para aumentar el volumen de contenido en nuestro intelecto debe de acompañarse de un sistema para “separar el trigo de la paja” o ser capaz de reconocer lo irrelevante o falso e incorporar en nuestro aprendizaje lo que va a representar un beneficio para nuestra actividad profesional.