Leandro Codarín- Director Unidad de Formación y Desarrollo Luzán 52020-11-03E-learning

FORMACIÓN MÉDICA, EL FUTURO ES AQUÍ Y AHORA

La COVID-19 ha puesto en valor la formación en el sector de la salud para preparar a los profesionales ante los retos cambiantes de nuestra sociedad, como las restricciones a la movilidad, el análisis predictivo de datos, o la integración de nuevos dispositivos médicos.

Al mismo tiempo, vemos cómo la comunidad científica ha sabido aprovechar el potencial de la tecnología para mejorar la investigación con proyectos como la Base de Datos de Investigación Global de la Organización Mundial de la Salud.

Competencias digitales

 

Es de esperar un incremento de formación en competencias digitales para responder a la demanda de la telemedicina y habilidades transversales, para lograr desplegar el potencial de la teleconsulta.

De hecho, Telefónica ha anunciado recientemente el encendido del 5G en España creando un nuevo horizonte para la consulta clínica y, al mismo tiempo, dando la posibilidad de formarse en streaming en 4k con una reducción considerable de la latencia.

El futuro está aquí y ahora. No hay que olvidar que España cuenta con un 75% de la población con cobertura de esta tecnología.

Contenidos digitales

 

La flexibilidad en el acceso a la formación que necesitan los sanitarios está aumentando la oferta basada en contenidos digitales, con un incremento mayor en la gamificación para mejorar la experiencia de aprendizaje generando un “efecto wow”.

El desarrollo tecnológico de estos recursos se ha simplificado con las actuales herramientas de autor como Articulate, iSpring o Xcriba, que permiten crear, personalizar y actualizar los contenidos atendiendo a los nuevos avances científicos.

Sin embargo, el valor diferencial está en el tratamiento tecnopedagógico con rigor científico de la fuente documental del KOL. Esto se traduce a nivel estratégico en aplicar unas políticas de reutilización y escalabilidad, que comienzan por un libro blanco o un sistema de indexación de recursos.

Adaptative Learning

 

La configuración de itinerarios personalizados es hoy una realidad gracias a los aportes del machine learning, esto nos permite crear experiencias de aprendizajes adaptadas al nivel y perfil de cada participante. Un buen ejemplo desarrollado sobre COVID-19 puede verse aquí.

Estas nuevas posibilidades tecnológicas permiten a los Diseñadores Instruccionales aplicar los aportes del aprendizaje significativo de David Ausubel y teoría del andamiaje de Jerome Bruner, a partir del uso de los datos. 

Por ejemplo, generando dashboards 'en vivo' gracias a los datos recogidos donde analizar el progreso, interés y formatos más efectivos de la formación. Ahora bien, exige visión estratégica en la planificación del desarrollo utilizando formatos y tecnologías que estén alineadas a este objetivo.

Integración tecnológica

 

La integración tecnológica se va consolidando, generando el reto de interconectar la plataforma de un patrocinador y la del proveedor de formación, para así 'comunicar' los avances de los participantes.

Algunas soluciones más simples como Single-Sign-On (SSO) o Learning Tools Interoperability (LTI), facilitan este proceso entre las plataformas a través de las cuales se gestionan la formación. Entre las cuales se pueden destacar Moodle, Canvas o Cornerstone.

Gestión ágil de proyectos

 

El sector de la salud presenta un marco regulatorio único con stakeholders de máxima exigencia, interesados en una metodología de gestión ágil de proyectos para garantizar la capacidad de respuesta ante contingencias.

La formación no escapa a esto. En especial, al utilizar tecnología para contenidos y los entornos de distribución.

Las metodologías ágiles de proyectos, como la SCRUM, se consolidan para la ejecución de la formación en contextos en los cuales puede ver afectada la movilidad de un comité, enfocar el modelo de producción, o incluso, condicionar el formato de entrega de la formación.