Jordi Domínguez- Director Unidad de Consultoría de Luzán 52020-11-03Desarrollo profesional

DESARROLLO PROFESIONAL: APRENDER, DESAPRENDER Y REAPRENDER

En la actualidad vivimos en un mundo en el que estamos envueltos constantemente en cambios e incertidumbre. Esta constante transformación de nuestro entorno se ha visto acelerada por la actual pandemia de COVID-19, que nos ha roto creencias y paradigmas que teníamos muy arraigados en nuestro día a día.

En este contexto, toma aún más peso la afirmación que hizo el sociólogo Alvin Toffler a principios del siglo XXI, cuando aseguró que “los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.  El aprendizaje a lo largo de todo el desarrollo profesional toma así hoy más relevancia que nunca, especialmente para todas aquellas disciplinas que viven en un entorno de innovación continúo.

En el caso de los profesionales de la salud la actualización de los conocimientos ha estado presente desde los inicios de las distintas disciplinas de las ciencias de la salud, pero sobre todo en el mundo de la medicina, en el que la formación médica continuada se ha ido desarrollando en paralelo a la profesión. Por ello, la carrera profesional de un médico discurre en paralelo a una multitud de actividades de formación que le permiten ir actualizando e incorporando nuevos conocimientos a su practica clínica.

¿CÓMO DEBE ENFOCARSE LA ACTUALIZACIÓN?

El aprendizaje debe entenderse como todas aquellas actividades tanto formales, semiformales e informales, que acaben conformando los planes y programas de aprendizaje para cada profesional. Con esta visión de continuum la Federación Mundial de Educación Medica (WFME) elaboró a principios de siglo los estándares para el desarrollo del DPC. Desde ese momento el antiguo termino de Educación Medica Continuada (EMC) ha ido dejando paso al de Desarrollo Profesional Continuado (DPC), el cual refleja más ampliamente el compromiso de los médicos en estar constantemente aprendiendo, desaprendiendo y reaprendiendo.

En este contexto de aprendizaje asociado al profesionalismo medico se hace imprescindible contar con herramientas formativas que cubran todos los ámbitos del desarrollo de los profesionales, incorporando a los cursos de conocimientos, otras estrategias formativas que permitan desarrollar tanto las competencias especificas de cada una de las especialidades médicas, como las competencias transversales comunes a todas las especialidades.

CONOCIMIENTO, HABILIDAD Y ACTITUD

El incorporar el termino competencia, no es baladí, ya que el desarrollo de los profesionales no sólo va asociado a mejorar los conocimientos (conocer), sino que además debe tener habilidades para ponerlo en practica (saber hacer) y tener una actitud adecuada (saber ser). Esta triada que conforma las competencias hace que el desarrollo de estas precise de estrategias de aprendizaje que permitan desarrollar los tres ámbitos. Un médico no solo debe adquirir conocimientos, sino que debe tener comportamientos que demuestren que sabe aplicar ese conocimiento a las personas que atiende y, todo ello, con la actitud adecuada.

Desde Thinkohealth estamos comprometidos con el desarrollo de los profesionales sanitarios, y con esta visión estamos creando un entorno de aprendizaje que permita a todos los médicos plantear sus itinerarios formativos con una visión 359º, no olvidando que el desarrollo profesional precisa de estrategias y soluciones multifactoriales para que los médicos puedan, no sólo adquirir conocimientos, sino que estos los puedan aplicar inmediatamente en su práctica clínica y, así, las personas vivan más y mejor, que es el propósito que compartimos todos los componentes de Luzan 5.