David Hernández Viada- Learning Office and Content Manager en Luzán 52021-02-17E-learning Formación

Comunidades virtuales:  el conocimiento tiene más valor si se comparte

Desde la irrupción de Internet y posteriormente el apogeo de las redes sociales, el valor de las comunidades virtuales como medio para relacionarnos socialmente y para compartir conocimiento es incuestionable. En el seno de la comunidad científica, la posibilidad de conectar rápidamente -anytime, anywhere – entre especialistas está permitiendo un nivel de avance sin parangón en la historia de la humanidad.

La Comunidad Virtual revela toda su importancia en el contexto COVID actual y debe responder a las necesidades de aprendizaje y desarrollo de sus miembros facilitándoles la compartición del conocimiento.  Para ello, se debe poner a disposición de sus usuarios una serie de herramientas que faciliten la comunicación, la posibilidad de compartir recursos de todo tipo y un entorno colaborativo para realizar, por ejemplo, trabajos de investigación, desarrollar coautorías, proyectos conjuntos, etc.

La creación de nodos de conocimiento y experiencia avalados por expertos permitirá aumentar la confianza de los especialistas en su propia práctica.

El “espacio” digital de la Comunidad

El desarrollo de una Comunidad virtual necesita de un entorno tecnológico altamente usable, amigable y adaptado a todo tipo de dispositivos. Más recomendable aún si este espacio tiene su propia app mobile que permita la conexión con los miembros y recursos de la comunidad en el momento justo que se requiere.

El entorno deberá tener un mínimo de herramientas de comunicación de tipo síncrono (chats, webinars) y asíncrono (foros, correo) para facilitar la interconexión. Así como una configuración de roles donde se puedan definir los permisos de los usuarios (community manager, administrador, etc.) y un sistema de creación de comunidades, subcomunidades e incluso grupos privados que puede ofrecer entornos de trabajo para cada ámbito.

Apartado especialmente importante es el de ofrecer espacios de trabajo más allá del “muro” de la comunidad donde se publican noticias o recursos. En este sentido, disponer de la posibilidad de crear blogs o wikis para el trabajo colaborativo es un valor añadido que se debe tener muy en cuenta.

Por último, se debe disponer de un sistema de informes que recoja toda la actividad en el entorno e incluso que permita configurar los dashboard que se necesiten. Para este cometido la posibilidad de conexión de la base de datos de la plataforma con herramientas como Qlik o Pentaho nos ofrece un mundo lleno de posibilidades para la denominada minería de datos. Esto nos permitirá evaluar los procesos, actividades y resultados para aplicar correcciones y mejoras.

La importancia de la dinamización de la Comunidad.

Factor clave del éxito es utilizar la metodología adecuada para la dinamización grupal. La figura del Community Manager (CM) debe lograr que el usuario perciba su valor en el seno del grupo y que observe que sus opiniones cuentan. El participante debe saber que los recursos que comparte son útiles y que sus necesidades de aprendizaje quedan satisfechas. El papel del CM como mediador es vital para lograr el desarrollo de una Comunidad bien cohesionada.

Además, toda Comunidad puede requerir de cierto estímulo y engagement para lograr su mantenimiento y progreso. La integración de la gamificación en una Comunidad logra unos resultados asombrosos para incrementar la participación de los usuarios. Existen diversas formas para hacerlo, las más utilizadas son las que otorgar puntos, coins, créditos, etc.  a los usuarios en actividades participativas que permitan alcanzar “niveles” simbolizados por “badges” (Experto, Gurú, Novato…). La inclusión de un ranking de participación en la que figuran los líderes de la comunidad, así como reconocer la participación señalando, por ejemplo, el “Post de la semana”, el “blog del mes” resulta muy beneficioso para lograr un “enganche” mayor.

Acelerando los procesos de aprendizaje

La Comunidad debe funcionar como un acelerador de procesos de aprendizaje e integración de equipos. Si a través de ella se logra que el usuario la vea como su entorno de trabajo habitual se fidelizará a ella y la comunidad se erigirá como un referente científico de primer orden.

Un artículo de David Hernández Viada, Learning Office and Content Manager en Luzán 5